La clase de Karate empieza desde el calentamiento

Calentar, estirar, kihon, kata, kumite … todos son partes y/o bloques de una clase de karate. Tendemos a pensar que el calentamiento o los estiramientos son la antesala de la clase pero eso es un error. Es mas, muchas veces consideramos que el calentamiento es un bloque ajeno a la practica del karate, incluso podemos llegar no solo a prestarle poca atención sino a convertirlo en el gran olvidado.

No nos engañemos a nosotros mismos, no se trata solo de calentar, no se trata solo de estirar. El objetivo es preparar el cuerpo para los siguientes niveles dentro de la clase, como pueden ser los trabajos de kihon, kata y/o kumite. Ya he mencionado en alguna otra ocasión que el valor añadido se consigue cuando empiezas a hablar con tu cuerpo, y es precisamente en el calentamiento y en los estiramientos donde tienes una buena oportunidad de investigar, buscar y analizar. Mientras estás estirando hay que analizar que músculos o ligamentos se estiran y cuales se contraen al igual que tratas de visualizar que huesos  se colocan de una determinada forma o como los mueves, etc. Así es como te vas concienciando de que cadenas oseas y musculares utilizas a la hora de hacer un mawashi geri (por poner un ejemplo) y donde tienes los puntos duros que has de mejorar y aflojar. Hay que utilizar todas las herramientas que tenemos disponibles y AokiBioenergia es un magnífico sistema para poder estudiar tu cuerpo.

Ni que decir tiene que este tipo de calentamiento es algo importantísimo y al que hay que prestarle toda la atención y seriedad que se merece, al igual que se hace con el resto de la clase de karate. ¡No es trámite!, es parte de la clase. A medida que vas avanzando en esta forma de trabajar te vas dando cuenta de que mejoras determinados aspectos, eres mas flexible, tienes mas movilidad, etc., pero también vas cogiendo conciencia de mas partes del cuerpo y vas encontrando mas cosas que pulir. Este hecho de que “he arreglado esto pero ahora me falla esto otro” puede ser un poco desesperante al principio pero hay que mirarlo con perspectiva, cada vez te das cuenta de mas cosas, mas conceptos y mas partes de tu cuerpo. En definitiva, estas mejorando.

Constantemente hay que buscar nuevas sensaciones porque el cuerpo es una máquina fantástica, no deja de sorprender y siempre descubres detalles, aspectos, puntos de vista que o bien no conocías o no te habías dado cuenta de que estaban ahí. Durante años hemos estirado siempre de la misma forma (yo el primero), es decir, mediante una rutina protocolaria, y el resultado ha sido que llegado a determinado nivel ya no se progresa mas. Te reto a que hagas la prueba durante unos meses, plantéate el calentamiento como un estudio de ti mismo y trata de visualizar en todo momento que partes de tu cuerpo estas usando y donde puedes mejorar. Incluso podemos debatir juntos tus sensaciones en los comentarios.

Si te ha parecido interesante te animo a que compartas el artículo para que pueda llegar a mas gente y de esa forma aprendemos y mejoramos todos juntos.

¡Habla con tu cuerpo! no pierdes nada por intentarlo.

Anuncios

3 comentarios en “La clase de Karate empieza desde el calentamiento

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s